La Deuda Pagada

En este momento estás viendo La Deuda Pagada
Medusa's Head by Civion

Max se dirigía al lugar donde comenzaría un nuevo proyecto. Era nuevo en la ciudad, pero su pericia como restaurador de casas le había permitido ganarse una buena clientela en poco tiempo. La propiedad a la que se dirigía estaba en las afueras del pueblo y rodeada de un terreno un poco pantanoso.

–Esa casa debe tener un gran problema de humedad –pensó para sí cuando vio la casa desde la carretera.

Al acercarse pudo comprobar que estaba en lo cierto. Las paredes estaban cubiertas de moho y telarañas y el olor a tierra húmeda densificaba el aire. El corazón de Max empezó a acelerarse y en un momento dudo de seguir adelante, pero el contrato era muy lucrativo y Max siempre había sido muy ambicioso.

Notó que la puerta estaba abierta, así que se cubrió un poco la nariz y se apresuró a entrar para ver en qué condiciones estaba la casa. Las ventanas estaban cubiertas, por lo que el interior estaba totalmente a oscuras.

Escucha un clic y seguidamente se enciende una luz que deja ver un cuadro con la imagen de Medusa. Max, presa de pánico, pues sabía lo que significaba, retrocede y al pisar una tabla falsa cae en una especie de trampa.

–Hola Max, te esperaba desde hace tiempo –dice un hombre sentado tras un escritorio y que Max puede distinguir gracias a una lámpara que lo ilumina.

–¿Sabes que día es hoy Max? –continúa diciendo el hombre con voz calma, pero Max no contesta, está en shock.

–El día en que me vas a confesar donde escondiste el Caravaggio que robamos –afirma el hombre.

Max casi sin poder articular palabra dice:

–¡Yo… yo… no lo tengo!

–¡Oh, si lo tienes, y me lo vas a entregar! –afirma el misterioso hombre

–Ya… ya lo entregué… –contesta Max haciendo un esfuerzo, pues ya tenía la respiración entrecortada y el rostro azulado.

–¡No me digas! –replica el hombre en tono burlón, y añade– ¿y a quién se lo entregaste?

–¡A… a… al jefe! –responde Max, mostrándole la mano derecha con un dedo menos al tiempo que cae al suelo, sin vida.

E.T.