Pasado es Pasado

En este momento estás viendo Pasado es Pasado

Rose investigaba el caso de desaparición de una joven sucedido a mediados del siglo pasado y el cual había sido archivado por falta de pistas. Acababa de llegar al pueblo en busca de un sitio tranquilo donde poder terminar la investigación. No tenían hotel en el pueblo por tratarse de un lugar pequeño y poco concurrido. Sin embargo, a los pocos viajeros que pasaban por allí le ofrecían una casa que quedaba en las afueras, donde podía pernoctar todo aquel que le agarrara la noche por esos lares.

Eran las 4 de la mañana cuando Rose se despierta de golpe al escuchar un fuerte ruido. Cree que viene desde el sótano, por lo que temerosa baja las escaleras, y al encender la luz no ve nada extraño. Así que vuelve a su cama.

Al cabo de un rato, otro ruido aún más fuerte la sobresalta. Esta vez, toma sus binoculares y sale al jardín para averiguar el origen de ese ruido. Estando afuera ve que un paracaídas acaba de caer frente a la casa, y al acercarse se da cuenta que trae un paquete con la imagen de un escudo. Rose toma el paquete y lo lleva a la casa. Para su sorpresa ve su nombre en la etiqueta del paquete.

–¡Qué extraño es todo esto! Piensa para sí.

Rose destapa el paquete y de su interior saca varias latas de frijoles con fecha caducada del año 1945,

–¡Esto es aún más extraño!
Alucinada con lo sucedido, su corazón empieza a acelerarse al percibir un olor putrefacto que surge súbitamente detras de ella.

–¡Llegó lo que esperaba! –Dice una voz tenebrosa.

Rose se voltea y queda petrificada. Ante sí esta la que en sus días fue una hermosa joven, reina de belleza, desaparecida hace más de noventa años, ahora cubierta por capas y capas de mugre. Se acerca lentamente a Rose, toma una lata con una de sus deformes manos y la abre con las uñas, tragándose el contenido de un solo golpe.

Luego extiende su otra “garra” al cuello de Rose y con ojos de hambre y una horrorosa sonrisa dice,

–¡Ahora quiero mi proteína!…

E.T.